¡La Escuela llegó a los diarios!

En dos funciones, los alumnos interpretarán clásicos de los 80 acompañados por músicos y una puesta que tendrá luces, vestuario y maquillaje. Será el cierre de un trabajo de muchos meses y la oportunidad de presentarse ante el público.

ALUMNAS Y ALUMNOS TUVIERON CUATRO ENSAYOS EN SALAS, REUNIONES Y UNA PRODUCCIÓN DE FOTOS.

La Escuela de canto Camila Cast realizará este sábado su muestra anual con una doble función en No Me Olvides (Meeks 490), donde los alumnos y alumnas interpretarán grandes clásicos de los 80. Los shows tendrán todos los condimentos de un concierto: banda en vivo, luces, vestuario y maquillaje.

Tras probar la experiencia en Capital, con presentaciones en el Teatro Sony, el cierre del 2019 será nuevamente en zona Sur y tendrá como temática a una década bisagra para el inconsciente colectivo. Charly, Spinetta, Miguel Abuelo, Fito, Soda Stereo, Viuda e Hijas, Silvina Garré, Miguel Mateos, Madonna y Stevie Wonder son algunos de los artistas que conforman el repertorio.

“Creemos que la empatía con esa época va a funcionar porque son íconos y hay muchas canciones en español que responden al contexto y utilizaron metáforas para decir cosas en momentos difíciles. Aunque cada estudiante eligió su tema, para la partes grupales sugerimos hits que no podían faltar”, contó Camila Castañeda, directora y profesora de la escuela.

La muestra lleva el nombre de “Revolución” y el público que asista a cualquiera de las dos funciones, a las 18.30 y 21 horas, recibirá un diario de época con un pantallazo sobre algunos sucesos claves como la vuelta de la democracia en Argentina, los juicios a los militares, la caída del muro de Berlín, el asesinato de John Lennon y la aparición del virus del Sida. “El tiempo pasa tan rápido que a veces uno se olvida y son cosas que nos marcan hoy, permanecen y nos permiten actuar de manera diferente. Por eso queremos que esté plasmado el valor histórico”, agregó Camila.Leé también:  El Ensamble se pone on line con stand up, café concert, teatro y música

Cada show tendrá dos bloques y 24 canciones a cargo de 19 personas de diversas edades. Para llegar a esto, a lo largo de los últimos meses hubo mucho trabajo previo con cuatro ensayos en salas, reuniones y hasta una producción de fotos. “Lo bueno de tocar dos veces es que no se termina la adrenalina y, como es a todo trapo con músicos y puesta en escena, queremos que se sientan estrellas por un día. Hay gente que nunca agarró un micrófono ni fue a una sala así que trabajamos mucho en la contención e importancia de pensar que no sos vos la/el que va a cantar, es tu personaje que te tiene que dar soltura para hacer lo quieras y conectarte con la música”, remarcó la profesora.

En cuanto a los músicos (guitarra, teclado, bajo y batería), es la tercera vez consecutiva que participan de la muestra. “A la mayoría los conozco hace varios años y que quieran seguir trabajando con una es buenísimo. Tienen mucha energía, predisposición y, como va haber fotos y videos que saldran en las redes, ojalá que esto les abra puertas para otros trabajos”, destacó Camila.

CAMILA LLEVA SIETE AÑOS DANDO CLASES DE CANTO Y ESTÁ EN CONSTANTE FORMACIÓN CON CURSOS Y SEMINARIOS.

EXPERIENCIA Y FORMACIÓN. Después de renunciar a un trabajo como administrativa, Camila arrancó hace siete años dando clases de canto en centros culturales y como profesora de música en establecimientos educativos. En 2017 tomó otro riesgo, dejó todo lo anterior y abrió la escuela a la que le dedica tiempo completo. Hoy cuenta con 36 alumnos (32 en Banfield y 4 en Capital) y su próximo proyecto es tener un nuevo espacio.

“Tener un nombre y formalidad obliga a trabajar más duro, no bajar el nivel y actualizarte. Ya hay profes de guitarra, piano y quiero sumar otra de canto para agrandar la escuela, pero tenemos un problema con el espacio así que necesitamos más aulas para que haya simultaneidad entre las disciplinas”, contó y amplió: “Un amigo me dijo ‘un día va a haber alguien que quiera estar más en tu escuela que en su casa’ y acá se formó un grupo de pertenencia y amigos maravilloso. Eso hay que contemplarlo y darles un lugar grande en el que puedan llegar, charlar, usar la compu y sentarse a compartir un mate”.Leé también:  “Quitapesares”, un cuento y una canción para los más bajitos

A los 12 años, la lomense empezó canto con una profesora y pasó por varias instituciones como el IUNA, la EMPA y EMLA, además de tomar cursos de música en Colombia. “No me hallaba en el sistema que te toma examen y evalúa con una nota. En lo artístico, ese formato me pone incómoda así que decidí seguir estudiando aparte con gente grosa como Marcela Pietrokovsky (seminario de pedagogía intensivo), otro de anatomía para profesora de canto y este año de pedagogía para docentes con un profesora que estudia en Alemania”, detalló.

Con respecto al desarrollo de sus clases, la profesora enfatizó: “Le damos mucha bola a la vocalización a través de un método que privilegia la salud vocal. Cómo se paran, qué sienten, cómo abren la mandíbula, todo eso hay que mirarlo al igual que la importancia de que cada alumno es cantante desde que entra a la clase . Con cada evaluación anual vemos que esto avanza, no bajó el trabajo y la gente quiere seguir tomando clases por lo terapeútico y recreativo: algunos vienen para olvidarse del afuera y otros porque planean hacer algo con eso”, concluyó.

Las personas interesadas en acceder a información sobre las entradas para la muestra o las clases pueden ingresar al Instagram y Facebook.

Compartir esta nota

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email
Abrir chat
Powered by